Santuario Jardín de María Reina (Quillota, Chile)

 

 

 

 

Por años, matrimonios y jóvenes -entre ellos Mario Hiriart- peregrinaban al Santuario de Bellavista, único en Chile. Distintos Padres de Schoenstatt los asistían, destacando entre ellos el Padre Francisco Javier Errázuriz. Mario Hiriart viajaba especialmente desde Santiago para dirigir grupos de la Juventud Masculina.

 

Por otra parte, la Doctora Elizabeth Molina, miembro del Instituto Nuestra Sra. de Schoenstatt, llegó a trabajar al Hospital de Quillota, y preparó su Santuario Hogar, el cual fue bendecido el 25 de Marzo de 1982 con el Ideal "Corazón del Paralelo Bellavista Stuttgart". Este Santuario sería la cuna del futuro Movimiento de Schoenstatt en Quillota.

 

El 31 de Mayo de 1987, don Atilio Caltagirone y su esposa Judith Silva regalaron un terreno al Instituto Ntra. Sra. de Schoenstatt, para la construcción de un Santuario. La Familia de Schoenstatt construyó una Ermita que fue bendecida el 28 de Octubre de 1989.

 

A diez años de la Bendición del Santuario Hogar (25 de marzo de 1992), el Padre Humberto Anwandter selló el pilar de la Ermita con el símbolo del Paralelo Bellavista-Stuttgart y marcó el inicio de la conquista espiritual del Santuario.

 

Desde el año 2004, la pequeña familia quillotana inició la conquista de todo el terreno con el rezo del Vía Crucis del “Hacia el Padre”. Esta actitud despertó el anhelo de construir un Vía Crucis en el terreno, el cual fue bendecido el año 2006 y sellado con la ofrenda de vida de Rosita Caltagirone (hija de la señora Judith Silva).

 

El “Santuario Jardín de María Reina" fue bendecido el 24 de marzo de 2012 por el Obispo diocesano de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar, en la presencia de tantos que dieron su vida para construir este Santuario.